Origen del Colegio Portugal

Colegio Portugal… su nombre hace honor al primer obispo de Aguascalientes, Don José María de Jesús Gómez Portugal y Serratos.

Esta institución educativa diocesana fue fundada por el Siervo de Dios, el Sr. Obispo Diocesano José de Jesús López y González en septiembre de 1943, con el objeto de ofrecer formación académica en el estado de Aguascalientes, con valores cristianos a niños y jóvenes.

La escuela primaria fue la primera en iniciar, siendo el primer Director el Presbítero Benito López Velarde; en 1944 se creó la escuela secundaria diurna primera en su tipo en el estado.

El segundo Director, por unos meses, fue el Pbro. Salvador Jiménez Díaz. En 1951 el cabildo diocesano nombra al joven sacerdote José Guadalupe Díaz Morones como nuevo Director del Colegio, el cual enfrentaba una severa crisis académica y administrativa.

En 1955 la escuela de comercio abre sus puertas a su primera generación, convirtiéndose en una opción de alto nivel educativo que prepararía a sus alumnos para el mundo laboral.

En 1964 se creó la secundaria nocturna y especialmente se benefició con ello a los alumnos del seminario menor, ya que por exigencia de las autoridades eclesiásticas se vio la necesidad de contar con documentación oficial que permitiera la continuidad de la carrera eclesiástica. Los seminaristas estuvieron en el Colegio Portugal hasta 1984 y en 1992 regresan nuevamente a formar parte de los alumnos de esta Institución. En 1968 se abren las puertas a la primera generación de alumnos de bachillerato nocturno, y en 1977 el Colegio Portugal oferta el bachillerato diurno.

Fue ésta la primera escuela preparatoria privada de Aguascalientes incorporada al Instituto Autónomo de Ciencias y Tecnologías, que luego se convertiría en la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

1981 el Colegio Portugal completa su educación continua, con la apertura del jardín de Niños Portugal, que conforme pasan los años crece en niveles y en el 2011 ofrece el nivel Maternal.

En el año de 1985, la escuela de comercio cierra sus puertas, al igual que en 1987 la secundaria nocturna concluye su quehacer educativo.

El Colegio Portugal superó expectativas, con un crecimiento tanto en matrícula, como en instalaciones y educación; en 1998 oficialmente es inaugurado el Auditorio DIMO, con ello el estacionamiento subterráneo San Marcos y culminando en 1999 la Unidad Deportiva, coronando con ello una magna obra material, innovadora a nivel nacional e infraestructura de punta orgullo aguascalentense, que no es sino la fachada de la obra más trascendente: la obra espiritual forjada durante más de cincuenta años de la Dirección por el Pbro. José Guadalupe.

El 16 de julio del 2003, medios locales hacen el anuncio y la sociedad de Aguascalientes se conmovió al saber la triste noticia del fallecimiento del Padre Díaz, consolidador del Colegio Portugal, quien le imprimió carácter y le entregó su labor para convertirlo en una institución madura y fuerte. Recibe los Honores de Estado en el Palacio de Gobierno por el entonces Gobernador Felipe González González, además en la monumental Plaza de Toros y en la Catedral Basílica.

El sexto Obispo, Don Ramón Godínez Flores designa al Pbro. y Lic. Sergio Antonio Aguilar Pérez como Director del Colegio Portugal, quien inicio con un lema personal “Renovar conservando”, considerado como el cambio para las exigencias actuales de la sociedad.

En el 2009, José María de la Torre Martin, Séptimo Obispo de Aguascalientes, instituye como Director General al Dr. Pbro. Francisco Delgadillo Aguayo, quien fue el iniciador de la innovación educativa y humanista.

Por otra ligera crisis que transcurrió en el Colegio, es elegido el Pbro. y Lic. Salvador Saucedo Serna, para ser el guiador de la Comunidad Portugal, que durante su llegada en el 2011 se logró la estabilidad académica y financiera, con ello una actualización y mejoramiento del Colegio Portugal, demostrando un cambio positivo de crecimiento.

Gracias a la actual administración, el Colegio Portugal se prepara en instalaciones, en cultura y en educación, ya que en el 2013 cumple 70 años, brindando educación de calidad e inculcando valor en los valores, con una renovación sin precedentes y demostrando así que fue, es y será la Institución Educativa con más tradición e influencia en Aguascalientes.

Hicimos Historia, Hacemos Presente y TU Haces el Futuro. Colegio Portugal Portu Futuro.

Figuras del Escudo de Armas

Figuras naturales.

Nuestro escudo lleva tres figuras naturales: una estrella de cinco puntas con cinco rayos, el agua y el fuego.

La estrella es de plata y va colocada en el centro del jefe, o sea, en la parte más noble del escudo.

Simboliza a la Sma. Virgen María bajo cuya protección se puso al Colegio, al iniciar la segunda etapa de su vida en marzo de 1951.

Lleva el simbolismo heráldico adicional de integridad, obediencia, firmeza y vencimiento, virtudes indispensables para alcanzar el resurgimiento de la institución, y fundamentales para fincar el crecimiento y la grandeza personales.

El agua y el fuego se combinan para dar lugar a una figura especial, que pudiera englobarse entre las artificiales y significa el solar nativo del dueño de las armas, Aguascalientes. Va colocada en el cantón diestro del escudo.

 

Figuras artificiales.

Entre las figuras artificiales de nuestro escudo, están la antorcha con una flama vigorosa y pujante, colocada en punta, además de la hoguera en el agua, con el simbolismo ya dicho.

La antorcha entera, incluyendo la flama, va en oro, tanto por no contradecir la regla de que no se ponga esmalte sobre esmalte, como para significar la magnanimidad, nobleza, luz y sabiduría que el Colegio pugnará por imbuir en el corazón de sus alumnos.

La antorcha lleva, además, una flama ardiendo con vigor para significar que el Colegio no escatimará esfuerzos y echará mano de todos los recursos, materiales y humanos a su alcance, para dar a sus educandos una ciencia abundante y bien cimentada en los principios morales y religiosos, que son la base de la verdadera grandeza humana.

 

Figuras quiméricas.

De entre la multitud de figuras quiméricas usadas en las armerías, se escogió para nuestro escudo el grifo, que es un animal mitológico mitad león y mitad águila, porque denota prontitud o diligencia y una gran vigilancia de las cosas puestas a su cuidado.

En nuestro escudo quiere decir que el Colegio será sumamente celoso y diligente en la vigilancia de los alumnos que se le encomienden. Va en rojo (gules) denotando fortaleza y éxito, para significar que el Colegio afrontará cualquier situación por ardua o difícil que sea, con tal de salir airoso de su cometido.

El grifo ocupa el cantón izquierdo del escudo y se le representa rampante y de perfil, que es la forma más usual de representarlo en heráldica.

Valores

Los valores que orientan nuestro quehacer educativo, como colegio cristiano católico, están representados en nuestro escudo de armas. Son los siguientes:

  • Justicia
  • Verdad
  • Lealtad

Virtudes

  • Integridad
  • Obediencia
  • Firmeza
  • Vencimiento
  • Magnanimidad
  • Nobleza
  • Sabiduría
  • Diligencia
  • Fortaleza
  • Generosidad
  • Fe Católica
  • Esperanza

Misón

Ser una institución educativa líder en la formación de hombres y mujeres leales a sus principios; con una equilibrada personalidad, bien integrada, rica en valores, que sean dignos de estimación y respeto como ciudadanos útiles a la sociedad por su competencia académica, mediante la práctica de un modelo educativo orientado a desarrollar al máximo las potencialidades de niños y jóvenes, así como a formarlos en la vivencia de los valores humanos cristiano-católicos.

Visión

Ser reconocidos por la sociedad aguascalentense como una institución educativa prestigiada, respetada y estimada, tanto por su nivel educativo como por la sólida formación cristiana católica, incluyente e integradora, que tiene como sustento el trabajo colegiado y multidisciplinario y la actualización constante; los cuales nos permiten la consolidación y reafirmación de escuela de alta calidad; en donde las relaciones cordiales y de respeto siguen siendo un valor fundamental en el quehacer educativo.

X